Asakai, año 1

Hoy hace un año de la batalla de Asakai VI-14 que fue tan grande como las repercusiones a nivel político dentro de New Eden como a nivel exterior al juego causando un importante aluvión de suscripciones. En este post recordaré algunas de las claves de aquella batalla y veremos lo que ha cambiado a lo largo de este año, si es que ha cambiado algo.

La masacre de Asakai VI-14 empezó con una meticulosa planificación de Sala Cameron con ayuda de residentes de la zona de Black Rise y otros miembros de Pandemic Legion, seguida de un error de cálculo por parte de Dabigredboat que hizo jump en lugar de bridge (aunque hay quien dice que esto es simplemente una forma de hacer control de daños de cara a la galería).

Era otro universo, otro mundo distinto al de ahora y es curioso que en un año puedan cambiar tantísimas cosas. En aquel momento, TEST estaba en HED-GP disfrutando de un invierno relativamente tranquilo tras un verano y un otoño de locura luchando contra los rusos, en el seno de la HBC. Nada parecía presagiar todo lo que ocurriría después a partir del día en el que Montolio, nuestro líder y el líder de la HBC, decidiera dejarle los bártulos a Sort Dragon, CEO de Resilience, corporación en aquel entonces Pandemic Legion.

Pero sin irnos tan lejos de Asakai, HED-GP era un despliegue temporal para presionar el sureste y limpiar la zona para asegurar que las hostilidades hacia Querious y Period Basis se apagaban y hacer más sencillo mantener la soberanía en aquel lugar.

TEST acababa hacía muy poco de resetear a los goons con el objetivo de los “good fights” tras haber reseteado a la CFC hacía mucho excepto a Executive Outcomes (de hecho usamos sus jump bridges de Cloud Ring para llegar antes a Black Rise desde el sur). Nuestra participación activa en Asakai fue sin duda otra gota más en el vaso que se estaba llenando poco a poco.

La batalla de Asakai fue muy grande porque había titanes atrapados, titanes de los goons atrapados y fue muy grande gracias al time dilation y al enorme lag del nodo donde estaba Asakai que permitió a la gente ir desde la otra punta del universo. De hecho, cuando nosotros salimos de HED-GP la batalla llevaba una hora, nos tomó casi dos más entrar al sistema y los titanes estaban tardando cerca de una hora en caer (salvo el último que, ya sin supercapitales en el campo, tardó más de tres).

Sin Time Dilation Asakai no hubiera sido posible. El TIDI fue la única manera de gestionar 4000 personas dentro del sistema con otras tantas alrededor intentando saltar. Asakai fue posible porque a diferencia de todas las grandes batallas posteriores o aquellas que acabaron en un node crash, el campo de batalla no era dominado desde el principio y se fue escalando poco a poco. Y además, todavía no parecía que la única manera de utilizar las battleships era mediante drones asignados. Todo esto contribuyó a que el nodo, mal que peor, sobreviviera lo suficiente para que esto ocurriera. Os aseguro que las batallas por muy grandes que sean, con time dilation se convierten en una pesadez y acaban quitándote las ganas de jugar si las repites por tiempo prolongado.

Lo curioso de Asakai es que todo el mundo que pudo fue y quiso estar en aquel momento. Creo que en parte mucha gente se lo tomó a especie de vendetta personal, un modo único de darle en la boca a un enemigo de hace mucho, o quizá simplemente el poder disparar a supercapitales es narrativa suficiente como para moverse desde el otro punto del universo. Asakai no ocurrió alrededor de timers grandes, no ocurrió para salvar la casa de nadie ni ocurrió por batallas forzadas. Fue un incendio incontrolable y no creo que ninguna de las partes inicialmente implicadas imaginara que llegaría a semejante nivel.

Asakai para mi fueron ocho o nueve horas de noche en vela emocionantes con amigos. Algo para contar, sin duda. Asakai ocurrió porque podía ocurrir, porque no se pudo evitar. Asakai es la razón por la cual hoy N3 y la CFC hacen una farsa de guerra donde en realidad no ponen assets en riesgo salvo cuando algo sale mal y se pierden grandes cantidades de naves pero mientras sean cosas protegidas por el insurance del juego, no hay tampoco mucho por lo que llorar.

Asakai demuestra que EVE no es predecible en muchos casos y que lo que en un momento dado parece estable puede cambiar el panorama en muy poco tiempo. Para esos grandes señores de la guerra que analizan todo meticulosamente, Asakai es un grano en el culo porque se sale de cualquier ecuación. Y estoy seguro de que a día de hoy las grandes coaliciones se cuidan muy mucho de que otro Asakai vuelva a suceder.

A día de hoy, cero cero está estancado en una guerra fría donde los contendientes se dan golpetazos en el pecho pero poco más. Se siguen firmando bajo cuerda acuerdos sobre assets estratégicos entre aparentes enemigos mortales. Porque la pasta es la pasta fuera y dentro de EVE. La única posibilidad de que esto cambie es cuando nadie cuenta con ello, cuando sucede lo imposible, cuando todo se desborda. Y por eso debemos recordar Asakai. Porque pasó lo que nadie se podía imaginar.

Aquella noche no cambió EVE, aunque sirvió para que CCP hiciera una publicidad excelente, en realidad no influyó de forma decisiva en nada. Salvo en una cosa. Nos enseñó que nada es seguro. Y que por mucho que lo intentes, es imposible controlarlo todo. Asakai volverá a suceder. No sabemos donde, no sabemos cuando. Pero no se puede controlar lo que decenas de miles de personas pueden hacer por tiempo indefinido. Quién sabe, a lo mejor el siguiente Asakai cambia para siempre la historia de New Eden. Espero estar ahí para vivirlo y para contarlo.